Una cuestión de principios

Una persona a la que admiro profundamente, uno de los mejores periodistas que ha dado mi país, me dijo en una ocasión que los periodistas no deberíamos ser defensores de ninguna causa.

Tiene razón. Pero hay casos peores que el de un periodista con causa -sea esta la defensa de la liberación palestina o del independentismo vasco o la lucha contra el deshielo en el ártico.

Lo peor es un periodista que hace de su causa un principio. Digo esto por un periodista sirio al que conocí y que me dijo: “Es que que yo crea en la devolución de los Altos del Golán -de Israel a Siria- es una cuestión de principios”.

Cuántos periodistas con principios existen y qué fáciles son de manipular por aquellos que más interés tienen en dominar la opinión pública.

Anuncios

About this entry