Desmelenarse

Hoy, en la página web de El País, me he encontrado con dos curiosos titulares sobre el reciente apoyo de Cindy, esposa del senador y ex candidato a la presidencia John McCain, al matrimonio gay.

Uno es un titular para una foto, que en cuestión de géneros, debe ser como un pie de foto, pero en orden invertido. La foto, bajo el titular, la firma AP. Y dice, así, sin más, “Arriba el matrimonio gay”, toda una declaración de principios.

La segunda es una crónica firmada por ELPAíS.com en Madrid. No he leído la crónica porque me he quedado fascinado con el titular: “La familia de McCain se desmelena”.

Aplicando un poco de lógica: “La esposa y la hija de McCain posan en unas fotos a favor del matrimonio gay en California”. A esto se le llama “desmelenarse”. Según el diccionario de la RAE, “Desmelenarse: (De des- y melena). 1. tr. Descomponer y desordenar el cabello. U. t. c. prnl. 2. prnl. Enardecerse, enfurecerse. 3. prnl. Soltarse, desinhibirse”.

Eliminamos la primera acepción y nos quedamos con las otras dos: o bien la familia McCain se enfurece o bien se desinhibe. La segunda es la más adecuada, parece ser. Lo raro es que la lucha por los derechos de los gays se describa aquí terminológicamente como una desinhibición, como soltar lastre, con ese término, “desmelenarse”, que a mí me suena a diversión, a locura, a nada serio.

Anuncios

About this entry