La fascinación del “hijo de puta”

Los micrófonos se abren. Es raro que dos políticos tan versados en la intriga y la novela política por entregas como Esperanza Aguirre e Ignacio González no sepan que, siempre, los micrófonos se abren ante ellos. Los siguen, los rodean, los sobrevuelan. Ciertos periodistas madrileños (un ambiente en el que trabajé cuatro años, viciado como todos, un pequeño mundo de escandalillos, parquímetros rotos y conspiraciones municipales) buscan ‘pillar’ siempre a Aguirre y su mano derecha. La SER es experta en ello, ciertamente. No es la primera vez que algo como esto sucede, y el o la periodista que estaba ahí, con el micro, sabía que, si Esperanza decía algo fuera de tono, su jefe iba a estar muy contento. Nunca he visto tanta beligerancia como la que existe en la SER contra los políticos. De todo signo. Pero es una redacción beligerante, dura, de gente muy entregada a su trabajo, de una forma abnegada. A Aguirre es fácil pillarla. Es una mujer que aqueja de algo que los políticos no se suelen permitir, por pura decencia: chulería. La tiene, es un hecho. Y le crece cuando está junto a González, que nunca he sabido muy bien si es su mano derecha o el verdadero titiritero por encima de las cuerdas, un Dick Cheney, vamos. Y así, a Aguirre se la ve suelta, más de lo normal:

“Hemos tenido la suerte de darle un puesto a IU quitándoselo al hijo de puta”.

Creo que está bien que se difunda esa frase, aunque fuera parte de una conversación privada. Los límites entre los privado y lo público no quedan muy claros cuando la presidenta está en un acto público con el vicepresidente. Y cuando habla de una conspiración para regalar cargos públicos a personas de otro partido no porque crea en la representación de todos los partidos en la administración de una caja, sino para joder a Alberto Ruiz Gallardón.

Para los lectores, creo, lo más fascinante es leer esas palabras, “hijo de puta”, en la mujer (o una de ellas) que más poder tiene en el país. Es algo que no es muy común. Y no denota mucha educación.

Anuncios

About this entry