Sequía

Cuando no hay de qué informar, cualquier cosa vale. Hoy podría haber sido uno de esos días matadores de 40 grados y sol reseco en Madrid en los que debíamos informar de la última inauguración de una fuente por parte del concejal -siempre segundón- a mano. Pero no. Es Washington. Es febrero. Y el Post lleva a portada (en nacional y local) dos noticias un tanto anodinas:

Los días de nieve no han resultado ser lo que los adolescentes imaginaban

Me pregunto cómo sabía el Post de antemano lo que esos adolescentes imaginaban. Yo no lo sé, y como lector me importa bien poco lo que desmienta el Post.

Fragmentos del segundo reportaje, sobre un padre que se ha dado cuenta de que usa el teléfono móvil en demasía:

…su mujer diría que en realidad vive en un mundo digital, donde los teléfonos inteligentes son más estimulantes para mucha gente que la vida que se despliega ante ellos

Ese simbolismo, ese contraste, ese periodismo. Debe haber escasez de noticias en este frío mes de marzo en el que yo acabo de ver a por lo menos cinco vagabundos durmiendo en sacos junto a montañas de nieve. Pero es que eso ta está muy visto, hombre.

Anuncios

About this entry