La muerte en directo

El ejército, qué moderno.

Primero: los grandes gerifaltes deciden que los gays ya pueden servir, abiertamente.

Y ahora, ay, ahora: Se puede usar Twitter, Facebook y las demás redes sociales en misiones bélicas.

Si es cierto que la red 2.0, como la llaman los gurús, es un nuevo y revolucionario medio de comunicación personal que elimina intermediarios, entonces se cumplirá el sueño de Bertrand Tavernier: la muerte en directo.

Y será difícil. La semana pasada, la radio pública norteamericana, NPR dio una muerte en diferido, y sentó mal a sus oyentes.

Imagínense un twiteo de este calado: “Me han dado, me han dado…”

Anuncios

About this entry