Verdades como bombas

No suelo leer las columnas de opinión más allá de los editoriales de los diarios.

Personalmente, me interesa poco lo que diga alguien que ya sé lo que va a opinar.

Hoy he hecho una excepción, porque me interesa todo lo que se escriba sobre Israel.

El comentarista conservador Charles Krauthammer habla verdades y le da una lección de democracia a la Administración de Obama, que incluso en el tema Palestino es indecisa:

El portavoz de Clinton anunció públicamente que Israel estaba obligado a mostrar con palabras y con hechos su compromiso con la paz.

¿Israel? Los israelíes han estado buscando la paz – literalmente muriendo por la paz – desde 1947, cuando aceptaron la partición de la ONU de Palestina en un Estado judío y árabe. (Los árabes se negaron y declararon la guerra. Perdieron.)

Israel ha hecho ofertas de paz en 1967, 1978 y en 1993, en los acuerdos de paz de Oslo, que Yasser Arafat rompió siete años después, al lanzar una guerra terrorista que mató a miles de israelíes. El mismo esposo de Clinton da fe de que hubo una oferta de paz muy valiente y visionaria por parte de Ehud Barak (actual ministro de Defensa de Netanyahu) en 2000, durante las conversaciones de Camp David, pero Arafat la rechazó. En 2008, el Primer Ministro Ehud Olmert ofreció condiciones igualmente generosas al líder palestino, Mahmoud Abbas. Se negó a aceptarlas de nuevo.

En estos largos y sangrientos 63 años, los palestinos no han aceptado una sola oferta de paz permanente, ni nunca han respondido con algo que no sean unas exigencias bajo las cuales se podría destruir a Israel.

No hay nada más que decir. No es opinión. Son hechos.

Anuncios

About this entry