Voyeur

Mientras los republicanos -muchos republicanos- acusan a Obama de destrozar la constitución americana y traicionar los valores sobre los que se sustenta este país, su líder -nominal, por lo menos- va haciendo puntos de cara a la galería.

Ayer se supo, después de que se publicaran sus cuentas, que el equipo del presidente del Comité Nacional Republicano, Michael Steele, se gastó 1,946 dólares en “comidas” en el club Voyeur de Los Ángeles, que es lo mismo a lo que su nombre suena.

Obviamente el misterioso asistente que acudió al club de strip-tease ha sido ya despedido sin muchas explicaciones. Por no explicar, ni se ha explicado, de momento, quién es.

No es probable que se organice un tea party para echar a Steele o en contra del Partido Republicano en este momento. Al fin y al cabo, qué es un a visita a un club de bondage cuando Obama está intentando ofrecerle seguro médico a todos los americanos. ¡Eso sí que es un crimen!

Anuncios

About this entry