Anti-intelectualismo

En el reportaje/análisis del Post de hoy “GOP is poised to make a comeback on Election day“, el periodista reitera, una vez más, que existe en EE UU “an anti-Washington, anti-incumbent political mood”. Me es difícil recordar unas elecciones en EE UU en que ese no haya sido el caso.

Cubriendo diversos actos republicanos, leyendo discursos de candidatos a las elecciones de la semana que viene, uno se da cuenta de que hay una tendencia general en este país, en lo que Richard M. Nixon concebía como la “mayoría silenciosa”, en contra de aquello que suene a intelectual, a sesudo, a ideológico, a europeo.

Gente como Glen Beck o Sarah Palin convierten su idiosincrasia en algo neutro. Sus recurrentes llamadas al amor a la patria, las tropas, la bandera, la religión, van destinadas a colocar esos rasgos como los cimientos de la identidad norteamericana. Lo que no sea así, no pertenece a la “América verdadera”, que es algo que Sarah Palin dice mucho.

Por eso cayó Jimmy Carter. Por eso y porque era un político que mentía, claro. Y por eso, Barack Obama está como está, bajo mínimos. Es un presidente inteligente y preparado. Ha mostrado cierta disposición al compromiso bipartidista. Todo en el Tea Party va destinado a pintarle como alguien ajeno, lejos de esa “América real”, por ser musulmán, por su raza, por ser socialista, por sus títulos, por lo que sea.

Falta ver si en dos años será otro Carter o si logrará ser un Reagan para cambiar dfinitivamente al país.

Anuncios

About this entry