Impresiones

Hay algo que los periodistas no podemos o no deberíamos hacer: impresiones. Uno debe narrar lo que ve. Hablar con la gente, dejar que ella cuente sus historias. Hechos, hechos y hechos.

Al hacer esfuerzos por apartar las impresiones uno las guarda en la recámara,y a veces éstas se confirman.

Muchas veces me ha dado la impresión de que en numerosos actos del Tea Party y sus embriones había cierta violencia que podía estallar. No puedo expresarlo en palabras más allá del aspecto físico de algunos asistentes a los mítines, de las pancartas que llevaban y su actitud.

Por eso no me ha extrañado los ataques violentos de los agentes de seguridad y de los asistentes en mítines de Rand Paul de Kentucky y Joe Miller de Alaska contra manifestantes y periodistas.

La musa del movimiento, Palin, tiene todo un campo semántico relacionado con las armas con el que, digámoslo en un registro vulgar, anima el cotarro: “No os retiréis, volved a cargar las armas”.

Anuncios

About this entry