“Ha trascendido…”

Brian Ross, de World News with Diane Sawyer, de la cadena ABC, se preguntaba ahora mismo en televisión: ¿Tenemos derecho a saber de Julian Assange? Parece que la campaña de comunicación del Gobierno de EE UU contra el periodista australiano comienza a tener sus efectos. Una parlamentaria islandesa clamaba en la pieza de Ross contra Wikileaks por haber recaudado 380.000 dólares para defender a Assange de sus pleitos por acoso sexual en Suecia y que la organización que le paga los abogados al soldado raso Bradley Manning -de quien el Pentágono tiene claro que filtró los cables- no haya recibido aun ni un céntimo. “Deberían relevarlo”, decía, sin aclarar quién está sobre Assange para relevarlo.

Sobre eso, muchos compañeros periodistas de aquí de EE UU me comentan que no importa quién sea Assange. Lo que importa son los secretos que ha revelado. Me recuerdan lo de la invisibilidad del periodista, y le atribuyen la misma función a Assange y Wikileaks. El Gobierno y el Congreso de EE UU, por el contrario, tienen claro que Assange tiene unas intenciones, que le mueve o bien una ideología o bien otros motivos personales, pero que no actúa puramente por bonhomía. Yo simplemente creo que los enfados de Assange cuando la prensa le pregunta por cuestiones personales no le benefician. Los periodistas debemos ser honestos, honrados, comprometidos sólo con los hechos. Pero no podemos fingir que no somos personas. A veces, escribimos de forma inconscientemente perniciosa: “se ha sabido”, “ha trascendido”, “no se ha podido acceder a”, etc. Cuando un periodista hace eso, obvia un yo que no ha hecho su trabajo.

Del mismo modo, Wikileaks encontró esos documentos de un modo concreto. Nosotros debemos averiguarlo e informar de él. Debemos saber quién es Manning, para que el lector decida si es un héroe o un villano. Debemos informar de Assange, para que la ciudadanía decida si la CIA le ha puesto una trampa en Suecia o si en realidad hay solidez en unas arcanas acusaciones. Por eso creo que el cómo, en esta saga de noticias, es tan importante como el qué.

Anuncios

About this entry