El delirio de la televisión produce monstruos

No diré que Glen Beck es periodista o algo parecido porque no lo es. Es un provocador que, como tantos otros, vive de llamar la atención. Su nueva obsesión es Frances Fox Piven, una mujer de 79 años que en 1966 publicó junto a su marido, Richard Cloward, un artículo sobre cómo aumentar la cobertura de beneficios del Estado para las personas sin recursos. Según Glen Beck es el demonio en persona.

Beck ve en la Estrategia Cloward-Piven un asalto planificado y a largo plazo ala soberanía de EE UU para encumbrar a la izquierda, destruir la supremacía norteamericana y entregarle el mundo a una red de conspiradores pro-islámicos, filosocialistas que han iniciado revueltas en el mundo árabe. Material de una novela ya no de Dan Brown, sino de Umberto Eco.

Las diatribas de Beck han originado todo tipo de reacciones. Hay páginas en contra de la llamada Estrategia Cloward-Piven, en Wikipedia se les ha dedicado una entrada entera, y, lo más grave, la señora Piven recibe amenazas diarias. Esto es un Tucson en ciernes.

Anuncios

About this entry