El periodista ante la marea

Hoy aparece de nuevo la florida pluma del escritor en la cobertura del fatídico terremoto/tsunami/debacle nuclear. Es en el journal. Dicen los periodistas:

“Japón parece haber cambiado la marea en su batalla para evitar el desastre nuclear, restaurando el suministro de electricidad en algunas partes de la central de Fukushima Daichii…”

A un periodista no le pagan para escribir la palabra “parece”, nunca. Y es una licencia de dudoso gusto usar esa comparación literaria de “darle la vuelta a la marea”, cuando todo esto lo provocó, en parte, una marea muy real.

XXX

Por otro lado, ante tanta crisis internacional, se publica hoy en el suplemento social del Journal una pequeña joya sobre algo de valor informativo marginal. La fuente toma todo el protagonismo. Una mujer americana residente en Florencia cuenta cómo es su vida allí. El periodista ha desaparecido del todo, pero lo ha hecho de maravilla. Ha dado forma a las palabras de la fuente y se ha retirado a un discreto segundo plano. Cosas del buen reporterismo.

Anuncios

About this entry