España atacada

Leo el Journal hoy e intento ponerme en la piel de un lector que sepa poco o nada de Economía. Me indigno al ver en qué condiciones se menciona a España de nuevo en su portada.

No titulan por la dimisión de Sócrates en Portugal. Dicen, a cuatro columnas: “Nueva fase en la crisis de Europa”. Y añaden, en el quinto párrafo:

“Sin embargo, si Portugal pierde acceso a la financiación de los mercados, como parece posible, es probable que se provoque un cambio de la atención hacia España, la cuarta economía de la zona Euro y aquella que los inversores han identificado como la siguiente en la lista de más vulnerables, en parte a causa de su débil sistema bancario”.

Nada más se dice de España, a parte del necesario párrafo en que “un oficial del Gobierno” augura operaciones de “especulación” y recuerda que se han tomado “medidas de reforma”.

La historia viene de largo. Desde hace ya más de un año. Las posibilidades de rescate financiero a Grecia e Irlanda ya hacían a los diarios de EE UU augurar: España será la siguiente. Seguimos esperando.

En ese párrafo de la crónica del Journal, la elección de vocablos es sintomática: “ES PROBABLE QUE… LA ATENCIÓN SE CENTRE EN ESPAÑA… A LA QUE LOS INVERSORES CONSIDERAN VULNERABLE”. ¿Esa es la noticia? “Es probable que la atención se centre en España”. Gracias a la opinión de una fuente a la que se califica de “los inversores”, que no se sabe exactamente quién es.

No digo que en España no haya riesgos ni crisis, que los hay, y muchos. Sólo creo que si un periodista va a informar de una cosa tan seria, que lo haga siguiendo los preceptos periodísticos más básicos. A un reportero no le contratan para adivinar, ni para plasmar en papel impresiones vagas. Esa crónica del Journal no es información: parece más bien una fechoría.

Anuncios

About this entry