Una vaca, dos búfalos, 50 gallinas y un profesor racista

A veces los periodistas nos obsesionamos con “el color”, “la calle”, y hacemos de personas que nos encontramos en los lugares de los hechos fuentes válidas que dan legitimidad a informaciones otrora dudosas. Siempre, una fuente a pie de calle, debe ser representativa de algo que el periodista, al narrar la realidad, sienta que representa una tendencia, un sentir general, algo mayoritario.

Y por supuesto el periodista debe saber cuando la fuente es interesada, y plasmarlo. A veces basta con expresar la afiliación política de esa fuente: “un votante conservador”, “un partidario de Obama”, etcétera.

Pero atención a esas declaraciones de la hija de Bin Laden a los medios locales de Pakistán en las que asegura que los SEAL de la Marina se llevaron una vaca, dos búfalos y 50 gallinas del recinto de Bin Laden. Los medios paquistaníes, y algunos internacionales, recogieron ese hecho. Es como el rosario de Biden, un detalle interesado para incluir un dato en la historia: los SEAL son unos ladrones, querían el botín y Biden es un devoto católico, la Casa Blanca se encomendó a dios.

Ambas partes tienes su interés, y es la labor del periodista rechazar detalles interesados. Mucho peor es este ejemplo de algo que no representa nada, recogido por una emisora local de la cadena ABC y luego difundido por un medio nacional español.

“Estarás de luto, me enteré de la muerte de tu tío”
Un profesor insulta a una alumna musulmana en EEUU con un comentario que apunta que es sobrina de Osama bin Laden
El incidente racista se produjo frente a toda la clase.
Algunos profesores enseñan lecciones que no están en los programas educativos, según informa la cadena ABC. La muerte de Osama bin Laden está relacionada con una investigación abierta contra un profesor en el instituto Clear Brook en el distrito de Clear Creek en Houston, acusado de hacer un comentario racista hacia una estudiante y frente a toda la clase.

Aquí el problema ya es de los editores. Si algo así pasa en Houston, tiene cabida en medios locales. Darlo en la portada online de un diario nacional significa reflejar una tendencia. Y vuelve a ser, como mucho de lo que rodea la cobertura de la muerte de Bin Laden, una exageración.

Anuncios

About this entry