Cómo abusamos los periodistas de la palabra «literalmente»

Algunos abusos del lenguaje. Según la RAE, «literalmente: 2. adv. m. Que debe entenderse en la plenitud de su sentido la palabra a la cual acompaña.» Veamos ejemplos en la prensa:

«El Salvador está literalmente paralizado por visita de Obama«. [Nadie se movió en el país hasta que Obama llegó]

Sobre Federer, en pie de foto: «El astro de Basilea literalmente trituró a su contendiente británico en la cancha central de Flushing Meadows, en Queens«. [El contrincante de Federer debió de acudir al hospital, entonces]

«Megan Fox se comerá literalmente a los hombres«. [Canibalismo, debería ser la noticia]

«A Michael Jackson se le cae literalmente la cara a pedazos«. [Como si hubiera tenido… ¿lepra?]

«¿A qué sabe, literalmente, un gol de Messi?«. [Me imagino que si te chuta en la cara, a sangre y dientes rotos]

«…decenas de embarcaciones flotando literalmente sobre un mar de peces muertos a una profundidad de 30 centímetros«. [Esto implica que no había agua, sólo cientos de millones de litros cúbicos de sardinas]

«Un partido literalmente electrizante«. [Pobres jugadores, electrocutados]

«El espíritu de Juan Pablo II literalmente invadió las calles de Roma«. [Posesión desde ultratumba]

«Casa del Cordón literalmente voló por los aires«. [¿Es un pájaro, es un avión…?]

«[Hubo] abrazos y cuchicheos de Shakira a Piqué en el palco (en el gol de Messi la cantante se comió literalmente a besos al central)«. [Y más canibalismo entre famosos]


About this entry