Cuando la realidad te estropea la exclusiva

“No dejes que una fuente -verídica- te rompa una exclusiva”. Debería ser la nueva -y pérfida- versión de aquella célebre frase de “que la realidad no te estropee la noticia”.

¿Han oído hablar de la embajadora siria que dimitió en Francia? Lo anunció France 24 en Twitter, con el rótulo de que era una exclusiva:

En la página web de France 24 -que imagino que desaparecerá pronto- se explicaba claro: la embajadora siria en Francia había dimitido por la oleada de represión de Damasco contra los disidentes. Se acompañaba de un vídeo donde se oía una llamada telefónica.

Pero la fuente era falsa. Esa mujer no era la embajadora. La diplomática de verdad llamó para desmentirlo. Hubiera bastado con una llamada previa del periodista a la embajada, por aquello de que una noticia debe estar confirmada por dos fuentes, como mínimo. Pero aun así, France 24 desoyó a la fuente durante horas, negando que hubieran dado legitimidad a una impostora. Lo triste es que muchos otros diarios se unieron al carro del periodismo basura: “Parece que la embajadora siria en Francia dimite”, titulaba el Journal. ¿Parece? Luego cambiaron el titular y el texto, sin fe de errores. Cosas de la era digital.

Anuncios

About this entry