La Carter-ificación de Obama

Comienza el proceso de defenestración de un presidente. Por su derecha hay una estrategia que le escribe su destino, reflejado en el de un predecesor. Por la izquierda se teme que sea ese predecesor.

En Europa, Jimmy Carter es un prohombre de la paz, alguien que supo enfrentarse al ‘establishment’ sionista para defender los derechos básicos de los palestinos, un intelectual que siempre ha trabajado por el consenso. En EEUU, sobre todo entre los conservadores, es un perdedor, un presidente que no supo o no pudo evitar una de las mayores crisis económicas del país, que dejó que se alargara ‘in aeternum’ la crisis de los rehenes en Irán, alguien que llegó a Washington con la promesa de cambiar radicalmente el país y que presidió sobre cuatro años en los que éste se sumió en la estagflación y, como dicen aquí, la ‘malaise’.

En los círculos conservadores, se conoce ya a éste mandato Obama como el segundo de Carter, que perdió en el 80 frente a Reagan. Hoy el @WSJ recuerda: “A Carter también le quisieron una vez”. Mitt Romney, candidato republicano, ha asumido la comparación. En julio dijo:

“Desde los años de Carter no veíamos unas políticas económicas tan erradas. Quién se lo hubiera imaginado, que volveríamos a la administración de Carter, como en los viejos tiempos?

Incluso la izquierda ha comprado el argumento. Decía Maureen Dowd, del @NYTimes que un senador demócrata le había dicho:

“Estamos viendo a Obama convertirse en Carter, delante de nuestros propios ojos”.

Con ese panorama, es lógico que los ciudadanos conservadores recurran a pagar de sus bolsillos carteles como éstos…

Anuncios

About this entry